Ser solidario a parte  de las satisfacción personal también tiene los beneficios fiscales recogidos en la Ley 49/2002 de Régimen Fiscal de las Entidades sin Fines Lucrativos y de Incentivos Fiscales al Mecenazgo, por la cual las personas físicas o jurídicas tienen derecho a deducir de sus donaciones  un porcentaje  de la base de deducción en la cuota íntegra  en la declaración de Renta o Sociedades, atendiendo a las siguientes condiciones:

En el ámbito del IRPF, los porcentajes de deducción general  se incrementan del 25 al 30% con efectos desde el ejercicio 2016 (transitoriamente durante 2015 se aplicará el 27,5%).
Además, se potencia el micromecenazgo, estableciendo dos tramos de deducción en el IRPF:

 La base de deducción no podrá exceder del 10% de la base liquidable.

 

  • Si los donativos son realizados por personas jurídicas .

    Cuadro resumen: